Mariposas en el estómago

(Carta 1)
 
Me he llenado de tu ausencia. Y el sutil entramado del recuerdo  devora mis entrañas.
Mariposas en el estómago, las que te esperan  como yo impacientes.
Y es de todas la sensación más perdurable. La inquietud de sentirte cerca pero aún no aquí. Ni siquiera tu risa,  ni siquiera tu aliento, ni el temblor de tus dedos despertando mi piel han podido en mi tanto.
Nada puede más que tu ausencia cuando sé que estás cerca. Nada puede más que el no tenerte cuando te siento en camino . El espacio vacío de tus brazos como un anillo de lo infinito en torno mío desboca todas las otras sensaciones. El círculo de luz de tu aura derramada en mis espacios sólo por la dulce condena de tener que extrañarte…
Dulce amor, amor desparramado como gotas de miel perforando mi cuerpo. Como ojos abiertos  hasta no poder más, hasta mirarlo todo sin ver….
Amor que inquieta cada uno de mis átomos, que inutiliza cada una de mis razones, que pulveriza mis más sólidas resistencias.
Amor, que por amor auténtico perdura en un tiempo ajeno al almanaque, en una distancia no escrita con kilómetros.Y que ahora que presiento cercano el encuentro se agita como un caballo sin freno….
Amor puro, como pura dinamita, a punto de detonar y volar todo el universo en un instante.
Nada más racional que este irracional impulso hacia vos, un salto hacia mí misma en realidad.
Alas de mariposa haciendo cosquillas en mis entrañas. Mi cuerpo sediento,  estirado, tan abierto a tu ausencia, esperando el encuentro, tan en calma esperando la tormenta.
Esperándote…
Mi cuerpo extendido  como un campo barrido por el viento, sembrado de la electricidad que preanuncia los primeros relámpagos, aún sin verlos, aún sin el rugir del trueno. Aún sin tenerte….
Mi cuerpo deseante, esperando tu llegada. Millones de mariposas que pugnan por salir a tu encuentro
Mi cuerpo, simplemente esperando tu cuerpo, estirado más allá de todos los límites posibles sólo por intentar atrapar más de tu cuerpo. Y bebérmelo todo, hasta volverme agua. Mi cuerpo tan cansado de ser polvo.
Mis mariposas cansadas de este encierro, más agitadas que nunca hoy que se saben casi libres…
Simplemente esperándote…

Esta entrada fue publicada en Cartas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s