Desierto

 Desierto
(by Ultravioleta)
 
 
Cuándo vuelven tus besos?
Mi piel como la arena del desierto se agrieta
sin tu savia nutriente
sin tu voz sosegada calmando la tormenta.
Voy entre remolinos;
camino entre los huesos de otros tristes viajeros
que dejaron de ser en el fondo de su alma.
Y cierro bien los ojos
por no mirar entorno, por no advertir la nada
a punto de alcanzarme.
Devorada de angustia,
crucificada en el tiempo,
frenada por la vida que me llega de frente…
Deambulo como en círculos;
los ojos bien cerrados
y cerradas las manos clavándome las uñas
para no abandonarme,
no dejarme caer y volverme más polvo.
El sol lo enciende todo,
su voz todo lo quema.
Me encandila en ardiente derroche de espejismos.
Y desde ellos brotan como agua cristalina
tus manos que se extienden en el ansiado abrazo.
Ay, corro y no te alcanzo!
Me quedo sin aliento,
y tu abrazo está ahí, apenas delante mío,
tan cerca que hasta pienso que de un salto lo logro,
tan lejos que ni en sueños recupero tus manos.
Mil vidas recorridas pesan sobre mi espalda….
Tantos áridos suelos agrietaron mis plantas,
y aún sigo caminando sobre lavas ardiendo
mis pies encallecidos de surcar el desierto.
Un mudo viento naranja y el graznido de cuervos
me recuerdan la muerte caminando a mi lado.
Tu voz no se despega de mí, como tus labios
que aún recorren mi cuerpo. En el silencio
de esta hora de espanto aún más te siento,
horadando mis ojos, dilatando mis poros
como un dulce espejismo al que me rindo.

 
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Desierto

  1. andrés dijo:

    "…un mudo viento naranja…"_________discupame me enamore de esas letras,de esa alegoria de envejecer con el color de un fruto
    no se me dio por pensar eso.a veces el mundo,nos aquieta con su desierto,y a veces nos deleita con sus oasis( escasos ).
    tu poema:un dromedario que me lleva,a surcar sequias de belleza.

  2. MARISOL dijo:

    Me gustó mucho tu poema. Hay un desgarramiento profundo y sincero. El dolor de la pérdida, el sentimiento de abandono está presente. La sensación de estar en un desierto aumenta la pena. Pero como diría Antoine de Saint-Exupery: "Lo que embellece al desierto es que en alguna parte esconde un pozo de agua."(Curiosamente estuve leyendo anoche un pasaje de "El ocho"  de Katherine Neville que dice: "Era un enorme océano rojo. ¿Por qué no era amarillo o blanco o gris sucio, como otros desiertos? La roca pulverizada centelleaba como cristal bajo la mirada ardiente del sol… más resplandeciente que la piedra arenisca, más oscura que la canela.") Saludos berlineses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s