Ay…

Ay…
(by Ultravioleta)
 
 
Ay, una,
y otra vez,
y otra más que te nombro,
que deambulo en mis sueños con mi alma perdida
como una sonámbula sobre una cornisa
inconciente de todo,
poseedora de nada.
 
Ay, tu voz se me escapa,
y es tan triste advertirlo,
no recordar tu voz, tu voz tan bienamada,
intentar otra vez, vanamente, escucharla….
Y entender que el destino
nos dejó para siempre.
 
Ay, la dulce simiente
de tu risa en mi boca,
cuando los besos mordían sin piedad cualquier culpa.
Tus besos me devolvían del infierno tan pura
que sin ellos mis horas
me retornan al miedo.
 
Ay, mi ingenuo deseo
de tenerte en mis brazos
y devorar de a poco tu piel desvanecida.
Yo me sé tan capaz de volverte a la vida
y entre risas y llanto
despertarte de nuevo.
 
Ay, déjame intentarlo
y que vuelvan los sueños.
Verás que no hay fracasos, ni siquiera imposibles.
Y entenderás que más allá del amor nada existe.
Lo sentirá tu cuerpo.
Y lo abrazará tu alma
 

 
 
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s