Sakountala: Cuando la vida, la obra y la palabra se vuelven una

 
  
Camille Claudel (1864-1943)
 
Su hermano Paul (diplomático, poeta y dramaturgo) describía así a Camille: «Frente soberbia que vuela sobre unos ojos magníficos, de ese azul oscuro tan difícil de encontrar en otro sitio que no sean las novelas. Una boca grande aún más altanera que sensual. Pujante mata de pelo castaño que le caía hasta el talle. Un aire impresionante de valentía, de franqueza, de superioridad, de júbilo. Poseía una belleza extraordinaria, una energía, una imaginación y una voluntad excepcionales…»

 
"Mi muy querida, caído sobre ambas rodillas ante tu precioso cuerpo que abrazo", le escribió Rodin a fines de 1884.
 
Sakountala es un drama hindú escrito por Kalidasa. La bella y pura mujer a la que el rey Dusyanta le pide perdón de rodillas por no haber cumplido su promesa ni haberla reconocido a ella y a su hijo. Sakountala es ejemplo de castidad y fidelidad conyugal llevada a la máxima abnegación.
 
 
Camille se inspiró en este drama, para crear su escultura Sakantoula, en la que un hombre abraza a la mujer que ama, pidiéndole perdón. La obra intenta reflejar el encuentro final de este drama amoroso. Esta historia de amor que la artista reproduce no es mas que el reflejo de sus vivencias cotidianas con su maestro y amante Auguste Rodin, un artista genial aunque tiránico que prometió en múltiples oportunidades a Camille abandonar a su esposa para casarse con ella y nunca lo cumplió.
Esta historia conflictiva de idas y vueltas es lo que refleja Camille en su obra.

"Le he enseñado dónde encontrar oro, pero el oro que encuentre le pertenece a ella" dijo Rodin, pero nadie creia en el talento de Camille. En 1894 se inicia un progresivo distanciamiento de la pareja que se convierte en una ruptura definitiva a finales de 1898. Ella era presa de los celos, artísticos y amorosos.

"En el fondo, todo eso surge del cerebro diabólico de Rodin. Tenía una sola obsesión: que, una vez muerto, yo progresara como artista y lo superara; necesitaba creer que, después de muerto, seguiría teniéndome entre sus garras igual que hizo en vida", llegó a escribir Camille, en un ejemplo de cómo la pasión se tornó en odio. 

Camille Claudel: "Se me reprocha (¡espantoso crimen!) haber vencido todo yo sola…”
"Triste sorpresa para una artista; eso fue lo que obtuve en lugar de una recompensa, suelen ocurrirme semejantes cosas", escribiría ella después, al ser encerrada.  "No he hecho todo lo que he hecho para terminar mi vida engrosando el número de recluidos en un sanatorio, merecía algo más".

Fragmentos de sus cartas
Año de 1927

Mi pequeño Paul:
…Hoy hace catorce años que tuve la desagradable sorpresa de ver en mi taller a dos esbirros armados con casco, botas, amenazantes por todos lados. Triste sorpresa para un artista; en lugar de una recompensa ¡He aquí lo que me ocurre! Soy yo la que arribó a esta infinita grisura,
Tu hermana en el exilio.
Marzo de 1920
“Hoy 3 (sic) de marzo es el aniversario de mi arresto en Ville-Evrard, 7 años…, 7 de hacer penitencia en los asilos de alienados. Después de apoderarse de la obra de toda mi vida, ellos me obligan a hacer años de prisión, los mismos que ellos habrían merecido.”
Año de 1927
“Este no es mi lugar, en medio de todo esto, debo retirarme de este ambiente; después de 14 años, hoy llevo una vida igual, yo reclamo la libertad a grandes gritos…”
Sin fecha
“¡Es realmente excesivo! ¡Y me condenan a la prisión perpetua, para que yo no reclame! Todo esto en el fondo, sale del cerebro diabólico de Rodin. El no tenía más que una idea y es que, estando él muerto yo tomara mi vuelo como artista y que yo deviniera más que él. Faltaría sólo que él llegara a tenerme entre sus garras, después de su muerte, como durante su vida. Hace que yo sea desgraciada, estando él muerto como vivo. El lo consiguió en todo punto, pues soy desgraciada, yo lo sé. Y me perjudico de esta esclavitud.”

 
Camille en 1935, durante su encierro desde 1913 hasta su muerte en 1943
Rodin habia muerto en noviembre de 1917, pocos meses despues de casarse en abril de ese año con su compañera de toda la vida Rose, con quien compartio 53 años. Rose, paradojicamente, murió mucho antes, apenas 16 dias despues de su matrimoio con Rodin

…no quede yo para siempre en esta nada con barrotes que es la prisión de locos, donde mi madre y todos ustedes me han confinado, por haber tratado de ser Camille y mujer, Camille y artista, Camille y amante y libre.

Camille por Rodin

Esta entrada fue publicada en Historias de amor. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s