La pasión según Isabelle

Isabelle Eberhardt (1877-1904)
La Pasión segun Isabelle
 
 
 
"Algo por completo inesperado ocurrió el otoño de 1904 junto al Djebel Mekter, en el sur de Orán. El 21 de octubre de aquel año, la ciudad de Ain -Sefra (Fuente amarilla), rodeada de altas montañas  a casi 1200 metros de altitud, se vio superada por la crecida de los ríos  Sefra y Mule. En su furia, un limo ocre sepultó a la ciudad que vigilaba el desierto (…) la anómala tragedia se llevó árboles de cuajo, la mayor parte de las casas de la ribera baja (los gurbís), una buena cantidad de rebaños y a veintiseis personas.
El dolor lógico que provoca toda pérdida humana se vio potenciado porque entre las víctimas figuraba Isabelle Eberhardt o, si se prefiere, Mahmoud Saadi, Nadia, Mariam, Nicolai Padolovski…El nombre, en definitiva, sólo enmascara la cualidad con que esa muchacha de apenas 27 años concibió la vida: la pasión. Morir  sepultada por las aguas en las puertas del desierto no hizo más que responder a los hados ocultos de un destino literario, expresado tanto en las letras como en la encarnadura de sus días."
Fragmento de Christian Kupchik

 
"Escribo porque me gusta el proceso de creación literaria. Escribo como  amo, porque probablemente ese sea mi destino. Y es mi verdadero consuelo"
"Escribir es algo precioso y espero que con el tiempo, cuando vaya adquiriendo sincera convicción de que la vida real es hostil e inextricable, sabré resignarme a vivir esa otra vida, tan dulce y placentera"

Obtuvo de su preceptor y padre, quien nunca la reconoció como legítima, un saber enciclopedista: griego, latín, turco, ruso, árabe, alemán e italiano, filosofía, literatura, geografía, química y medicina, a lo que se suman los relatos de experiencias en lugares remotos de los múltiples visitantes de su casa, muchos de ellos conspiradores rusos y turcos.
Su enclaustramiento, y desorden afectivo, y su fascinacion por el mundo exterior la llevan a empezar a escribir, para exorcizar sus demonios. Escribe frenéticamente ocultándose en multiples seudonimos. Y empieza a viajar.
 
Extracto de una carta a su hermano, enrolado en la Legión Extranjera:
"Es la primera vez, mi bien amado, que vamos a pasar esta fiesta separados, separados quizás por el Tiempo y la Eternidad… Pronto hará tres meses de los besos intercambiados en el umbral de nuestra casa(…) No hay esperanza ni fe, no hay Dios al que llorar nuestro dolor sin nombre, la atroz injusticia de nuestro sufrimiento…"

La misma pasión también la impulsa a llevar una vida sentimental desordenada:
"Qué borracheras de amor bajo aquel sol ardiente! Mi naturaleza también era ardiente y la sangre me fluía con una rapidez febril por mis venas infladas de pasión"
 
 Pasión que se traslada a su vocación y  su afán de estudio con la misma intensidad:
"Siento una vez más, con una intensidad ardiente, la necesidad de trabajar el terreno baldío, casi sin cultivar, de mi inteligencia, mucho más retrasado que el de mi alma."
 
Pasión que la lleva a buscar el lugar que realmente ama:
"Revestir lo antes posible la personalidad amada que, en realidad es la ‘verdadera’, y volver allá, a Africa, para reemprender mi vida…"

 Su pasión por la vida (De Llanto de almendros):
"Es primavera y, bajo esa apariencia de languidez y de final estremecido de las cosas, la vida se incuba, violenta, llena de amor y vehemencia. La savia poderosa asciende desde los depósitos misterioss de la tierra para salir a la luz con renovada embriaguez…"

 

Su pasión por Africa (De La mano):
"El caos de las dunas, las tumbas, la silueta del gran minarete blanco de Sidi Salem dominando la ciudad, todo se difuminaba, se fundía, tomaba un aspecto vaporoso e irreal. El desierto, por el que se derramaban resplandores rosa, glaucos, azules y reflejos plateados, se poblaba de fantasmas. Ningún contorno neto y claro, ninguna forma precisa en el centelleo inmenso de la arena. Las dunas lejanas semejaban nubes amontonadas en el horizonte, y las más ceracanas se desvanecían en la claridad infinita de las alturas"

 

Y finalmente la deseperanza ( De palabras de Arenas, diarios y cartas):
"Cagliari, 1 de enero de 1900
Estoy solo, sentado frente a la inmensidad gris del mar rumoroso… Estoy solo, solo como siempre lo he estado en todas partes, como lo estaré siempre en el gran universo, maravilloso y decepcionante. Solo y tras de mi hay un mundo de esperanzas defraudadas, ilusiones muertas y recuerdos cada día mas lejanos, ya casi irreales.
Estoy solo y sueño…
(…) No lamento ni deseo nada más….Sólo espero. Así, nómada y sin más patria que Islam, sin familia y sin confidentes, solo, solo por siempre jamás en la soledad altiva y oscuramente dulce de mi alma, continuaré mi camino por la vida hasta que suene la hora del gran sueño eterno de la tumba…
Mahmoud Essaudi"

 

Escribe proféticamente:
"Dentro de un año, por estas fechas, viviré todavía?… He llegado a la conclusión de que no hay que buscar la felicidad. Se la encuentra por el camino, aunque siempre en sentido contrario… La he reconocido muchas veces…"

 
 

Esta entrada fue publicada en Vidas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La pasión según Isabelle

  1. SILVINA - dijo:

    Qué historia magnífica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s