Ultima Cena

Ultima  Cena
(by Ultravioleta)
 
 
Me bebo en silencio  tu sangre,
el vino de la espera.
…Justo detrás del lugar del desencuentro.
Y es en el brindis último, al beber tu sudor,
por vez ultima surcándome, lo juro,
donde encuentro tu esencia. 
Mastico lentamente tus excusas, y me saben a nada.
Ya no tienen sabor,
o yo estoy sin sentidos.
Y en la orgía de la gula desentierro las mías,
que yo también las tengo,
y no  pocas,
y ni siquiera  malas,
y casi nunca obvias,
y jamás contaminadas por crudas realidades que enturbian las tuyas.
Las mías son tan sólo sencillamente excusas.
Corto en finas láminas las horas, los segundos compartidos,
y casi desaparecen al filo de mi conciencia recuperada.
Y al  relámpago acerado del corte certero se transforman en polvo,
polvo que vuela al viento,
viento que jamás vuelve.
Lo que jamÁs vuelve porque nunca fue.
Ay, ese fue nuestro tiempo…
 
En nada nos convertimos en esta Ultima Cena,
parodia de las horas de los sueños febriles,
en trama ahora deshecha de una azarosa historia.
Aderezo con lágrimas y besos escapados
los últimos resabios de nuestros sentimientos. Y en el ardor
de nuestra pasión trasnochada acaban de abrasarse
los tallos del dolor.
Te lo dije: ya no nos une nada. Ni siquiera el espanto como dijo el Poeta.
 
Repartimos el pan, los recuerdos comunes,
y en las migas que caen,
como potros en desbocada carrera se deshacen los momentos,
los lugares, las fechas. Todo se desmenuza,
la realidad misma desaparece debajo del mantel,
allí donde nadie barrerá, porque a nadie le importa.
 
Y llegará lánguida la desilusión del postre,
la desunión perfecta en implacable éxtasis,
el último bocado de lo antes exquisito….
El manjar de los dioses,
antes miel y granadas encendiendo en la boca
una dulce promesa de insondables placeres
y hoy  amargo ardor del amor ulcerado.
 
Ay cómo duele, aun cuánto mucho más duele,
perderte entre mis manos, como agua entre los dedos…
Cuánto duele evadirme cuando tu voz me llama…
Sonar del sinsentido de lo nunca escuchado, de lo jamás dicho,
de lo siempre y por siempre absoluto y fatal presupuesto.
Hasta aquí hemos llegado…
Qué más?
Cuánta carne más de tu cuerpo y el mío desgarrarán los dientes
de esta absurda impotencia?
Cuánto dolor más?
Hasta cuándo?
Hasta dónde?
 
 
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Ultima Cena

  1. ANGELIKL dijo:

    HASTA QUE LOS SENTIMIENTOS RESUCITEN DENTRO DE AMBOS…Besitos cielo, nada es imposible si lo deseas con el corazón.Cuidate y sé felíz!

  2. Marcela dijo:

    Cuánta desesperanza!
    Coincido con ANGELIKL….nada es imposible. Sólo se trata de desearlo con todas nuestras fuerzas

  3. Mimi dijo:

    Será desesperanza y lágrimas que ruedan pero son como joyas que se deslizan en un caliz hermoso.
     
    Me gustaría que te unieras al evento que estamos organizando de Revolución poéticacon todo aquello que te sugiera la imaginación, montando un vídeo, pegando carteles, o dibujando notas de amor en las paredes
    Un abrazote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s